miércoles, 1 de marzo de 2006

MARZO 2006. INICIO. Tatiana es una joven chica de provincia perteneciente a una de las familias mas adineradas de su ciudad. Está muy ligada a su padre, Artemio, el cuál la sobre protege de todo, cosa que disgusta en exceso a Catrino, el hermano mayor de Tatiana. Ellos tienen una hermana mediana, Estefanía, joven enamorada de Guillermo Enrique Navarro, uno de los chicos más apuestos de San Miguel de Allende. Ambas hermanas, Tatiana y Estefanía, están enamoradas del mismo hombre, aunque una de ellas lo ama en silencio y la otra a viva voz

Tatiana cuida a su padre, enfermo, en su lecho de muerte, y él le asegura que no alejará desamparada, pues sabe perfectamente que Catrino lo único que desea es despojarse de ella para quedarse con toda su fortuna.

Estefanía les cuenta a sus amigas, Fernanda y Marlene, que Guillermo Enrique Navarro ya le ha propuesto matrimonio y ella está dispuesta a casarse con él. Las dos amigas no le creen sin embargo Guillermo Enrique lo demuestra, al llegar y asegurarles que en efecto está enamorado de Estefanía y se casará con ella.

Tatiana hace el aseo de la casa acompañada de su eterna nana, Lolita, quién le pide que ya no haga más quehaceres o de lo contrario se enfermará. Mientras ambas hablan, Tatiana rompe accidentalmente una antigüedad. Catrino aparece en ese momento y la reprende cruelmente por lo que ha hecho. Tatiana no hace otra cosa más que llorar y pedirle perdón a su hermano mayor, quién le exige que se retire de su vista, al igual que a Lolita. Tatiana escapa a la cocina a llorar amargamente por los maltratos de su hermano. Lolita le asegura que debe sacar fuerzas y valor de algún lado, porque cuando Artemio muera, todo será mucho peor.

Estefanía le presume a Catrino que se casará con Guillermo Enrique Navarro y que muy pronto Elisa estaría de regreso en San Miguel. Catrino le confiesa a Estefanía el odiar cada día más a Tatiana.

En una humilde casa, una hermosa muchacha, Maleny, discute con Fátima, su madre, quien le reclama el ser tan libertina y perder su tiempo andando por ahí, divirtiéndose con hombres que a  veces son hasta mayores que ella. Maleny culpa a Fátima de la vida que lleva, pues asegura que si no fueran tan pobres su comportamiento sería distinto. Juró que la familia Francos era culpable también y aseguró vengarse de ellos. Clarita, le pequeña hermana menor, le pregunta porqué odia tanto a esa familia y Maleny asegura ser una de ellos… La hija bastarda.

Marlene visita a Tatianaa  la que le asegura que Estefanía se ha comprometido con Guillermo Enrique. La noticia impacta a Tatiana, quién siempre ha amado al novio de su hermana en silencio. Marlene le aconseja que luche por él y que le confiese su amor o de lo contrario lo habrá perdido para siempre. Al marcharse Marlene, Tatiana llora amargamente por su desilusión.

Artemio le pide a Lolita que siempre cuide de Tatiana pues esta corre peligro al quedar sola al lado de Catrino. Lolita le pide a Artemio que confiese una misteriosa verdad que los dos saben, antes de morir, pero él se resiste a hacerlo.

Catrino reza demasiado para que Artemio muera y lo herede y asegura que al tomar posesión de todos sus bienes, se encargará de mandar lejos a Tatiana.

En casa de los Navarro, Guillermo Enrique y Estefanía reciben a Elisa y Daniel, quienes han regresado de Europa. Los dos enamorados, Guillermo Enrique y Estefanía, les comunican a sus amigos que pronto se casarán. Son felicitados y les aseguran un hermoso matrimonio.

Artemio le dice a Lolita que necesita hablar con su abogado, pues necesita hacer unos cambios en su testamento, a favor de Tatiana. Catrino los escucha sin querer y sale inmediatamente de la casa.

Tatiana cuenta a Lolita que Guillermo Enrique, el amor de su vida, se casará muy pronto con Estefanía. Lolita consuela a la pobre muchacha, quién cree que ya no tiene ningún sentido seguir viva, pues su padre morirá y el hombre al que ama se casará, y con su  hermana.

En la calle, Catrino y Fátima se topan. Catrino aprovecha la ocasión para ofenderla y le exige que le diga a Maleny que se mantenga alejada de los Francos, pues jamás en su familia recogerán a una falsa bastarda.

Marlene le asegura a Fernanda saber que la hermana de Estefanía, Tatiana, está enamorada de Guillermo Enrique. Fernanda se echa a reír, pues halla cómica la situación que viven las hermanas Francos.

Estefanía descubre a Tatiana hablando con Lolita sobre el amor que siente por Guillermo Enrique. Estefanía le asegura a su hermana que Guillermo Enrique ya está comprometido con ella y le prohíbe que se vuelva a acercar a él. Tatiana trata de aclarar las cosas asegurando que ella no quiso decir que ama a Guillermo Enrique, pero Estefanía no le cree y la abofetea, corriendo a acusarse con Artemio.

Catrino habla con Horacio, el abogado legal de Artemio y le exige que no haga caso de las locuras de su padre. Horacio no entiende las intenciones de Catrino y se sorprende cuando éste le dice que quiere conocer el contenido del testamento de su padre. Horacio se niega a mostrárselo a pesar de que Catrino le ofrece suficiente dinero.

Fátima le pide a Maleny que deje de rondar la casa de los Francos pero la muchacha insiste en que tarde o temprano la tienen que reconocer. Fátima asegura a Maleny saber que Artemio se está muriendo. Maleny, mañosa y perversa, asegura que aprovechará esa situación para sacar un tajo de esa fortuna y ser rica, como siempre lo ha soñado.

Estefanía le cuenta a Catrino sobre los sentimientos de Tatiana hacia Guillermo Enrique. Catrino acude a  donde se encuentra su hermana menor para reclamarle por sus sentimientos, los cuáles él considera impuros. Tatiana trata de excusarse pero Catrino se lo impide con una bofetada, asegurándole que en cuanto Artemio muera, la enviará lejos, donde no la puedan volver a ver.

Guillermo Enrique contempla una fotografía de la familia Francos y se da cuenta de lo bella que es Tatiana, la menor.

Lolita le suplica a Artemio que diga la verdad antes de morir y él se niega, asegurando que su muerte traerá muchas sorpresas.
Fernanda le cuenta a Estefanía sobre los sentimientos de Tatiana hacia Guillermo Enrique. Estefanía no sabe qué hacer, el hecho de que todos lo sepan le avergüenza. Se sorprende cuando Fernanda le dice que Marlene es la que se lo contó, pues es íntima amiga de Tatiana.

Horacio habla con Artemio y le cuenta lo que le ha propuesto Catrino. Horacio le asegura que no quiere hacer cambios en su testamento, pero que sospecha que Catrino desea investigar, pues está seguro de que él heredará absolutamente todo.

Daniel y Guillermo Enrique hablan de la belleza de Tatiana. Daniel asegura que la muchacha es mucho más hermosa que Estefanía. Guillermo Enrique se pregunta porqué Estefanía jamás habla de su hermana menor y porqué no lleva una buena relación con ella.

Tatiana se pregunta si su madre, doña Lucila Santibáñez, viviera, las cosas serían distintas. Lolita le dice que no, que quizás las cosas serían mucho peores. Tatiana le pregunta a su nana porqué jamás le gusta hablar de Lucila Santibáñez y Lolita no dice una sola palabra.

Estefanía busca a Marlene y la abofetea acusándola de mala amiga por ser la alcahueta de Tatiana. Marlene asegura a Estefanía que Tatiana ama verdaderamente a Guillermo Enrique. Estefanía también asegura amar a ese hombre, con todas sus fuerzas.

En la calle, Tatiana y Guillermo Enrique se encuentran., Ella se siente morir y lo evita, no quiere amar más a ese hombre. Él le pide que hablen y le pide también que le diga a Estefanía cuanto la ama. Eso causa un enorme dolor en Tatiana, la cuál llora amargamente, desconcertando a Guillermo Enrique.

Lolita se encuentra con Fátima, a la que le dice que Artemio está mal pero que se resiste a morir aunque él sabe que no tardará en hacerlo. Fátima le dice a Lolita que Maleny sigue comportándose como una mujerzuela, prostituyéndose con los hombres de todo San Miguel y que también sospecha muchas cosas  del pasado y eso ha enfurecido a Catrino. Lilita le pide a Fátima que no llore y le asegura que las cosas se compondrán muy pronto.

Guillermo Enrique les cuenta a Daniel y Elisa que Tatiana, la hermana de Estefanía, es una chica demasiado rara y muy voluble, pero que en persona es mucho más hermosa que en fotos. Elisa le pregunta a Guillermo Enrique si no será que él en el fondo esté interesado en Tatiana y no en Estefanía.

Maleny busca a Horacio, al que le pide que le diga si Artemio Francos le heredará algo. Horacio le asegura no saberlo. Maleny estalla pero se contiene y trata de enredar sexualmente a  Horacio, con el único propósito de enterarse si será rica o no. Horacio accede a las caricias de Maleny pero tras tomarla sexualmente, la hecha de su despacho y no le confiesa nada.

Catrino habla con Artemio, quién le pide a su hijo que siempre cuide de Tatiana, la cuál no sabe la verdad. Catrino le asegura a Artemio que Tatiana se irá lejos en cuanto él muera y así nadie sabrá la verdad jamás. Artemio asegura a Catrino que si no le promete cuidar de Tatiana, entonces dirá la verdad sobre Lucila Santibáñez. Catrino lo reta a que lo haga y entonces Artemio le jura que ha hecho bien al no cambiar el testamento, en el que todo pasa a manos de Tatiana. Catrino se enfurece al escuchar eso y se comporta violentamente con Artemio, al cuál amenaza con matar a Tatiana si no cambia el testamento. Artemio le recuerda que él  y Estefanía son hijos de Lucila Santibáñez, pero de él no, pues Artemio se casó con Lucila al enviudar de la madre de Tatiana, la cuál ignora todo y cree que Lucila Santibáñez también es su madre. Catrino explota, le exige a Artemio que calle, pues no desea que alguien lo escuche. Artemio insiste en hablar, por lo que Catrino toma una almohada y lo asfixia, asesinándolo.

Marlene se acerca a la casa de los Francos para saludar a Tatiana y ve salir a Catrino, de manera extraña. El no la ve y ella se acerca a tocar el timbre pero nadie, absolutamente nadie le abre la puerta, por lo que se marcha.

En la Iglesia, Tatiana le pide a la virgen por su padre y le pide que también tenga en su gloria a su madre, Lucila Santibáñez.

Tras haber estado conversando con Fátima, Lolita llega a la casa de los Francos y nota que no hay nadie, por lo que decide apresurarse con los preparativos de la cena.

Catrino se sienta en un restaurante en el que se encuentra a Elisa, quien le hace compañía. Ambos hablan del tiempo en que se dejaron de ver, cuando ella se fue a Europa. Catrino le recuerda que él siempre la amó y ella le pide que no toque ese tema, pues cuando terminaron su noviazgo y ella se marchó, fue para jamás volver a estar juntos.

Tatiana y Estefanía se encuentran a la puerta de su casa. Estefanía le recuerda que, si se llega a acercar a Guillermo Enrique, se arrepentirá.

Horacio se entretiene en su despacho con una pequeña niña, una menor de edad, y es sorprendido por Catrino, quien le dice que tiene que hacer un falso testamento en el que se le nombre como heredero universal. Horacio se niega pero Catrino lo amenaza con denunciarlo ante las autoridades por los actos ilícitos que comete con las menores de edad.

Tatiana le cuenta a Lolita sobre las amenazas de Estefanía. Lolita le asegura a la muchacha que lo que Estefanía siente es envidia, al igual que Catrino, pues ellos no pueden compararse con ella, la menor. Tatiana le pregunta a Lolita porqué siempre le dice eso y le hace saber que es más que sus hermanos pero no le dice el porqué. “Todo a su debido tiempo”, es lo que siempre contesta Lolita.

Catrino está seguro de que ganará la batalla a Tatiana y que nadie sospechará que él mató a Artemio, pues finalmente el hombre estaba muriéndose. Asegura que enviará lejos a Tatiana, donde nunca más la vuelvan a ver.

Tatiana, contenta, sube la cena a su padre, Artemio. Le canta, le habla, pero se horroriza al darse cuenta de que no le responde. Tatiana se da cuenta de que su padre ha muerto y llena de horror llama a Lolita, a la que le da la noticia. Tatiana llora amargamente pues cree que ahora si está completamente sola en el mundo y le esperan muchas penas y peripecias al lado de sus hermanos.

Nada puede consolar a Tatiana, la cuál se siente destruida por la muerte de su padre. Lolita trata de animarla pero también sufre por lo que pueda pasar ahora que Don Artemio Francos ha muerto.

A Estefanía parece no importarle mucho la muerte de Artemio, pues ella solo piensa en la boda que tendrá cuando se case con Guillermo Enrique. Catrino la interrumpe para preguntarle porqué Tatiana y Lolita no están en la cocina. Llena de felicidad, Estefanía da la noticia de la muerte de Artemio. Ambos hermanos se abrazan, felices, pues podrán deshacerse de Tatiana y gozar de la fortuna Francos.

Horacio se impacta al recibir la llamada de Lolita, quién le dice que Artemio ha muerto. Horacio teme a cometer una injusticia falsificando el testamento que Catrino necesita pero también siente mucho temor de que Catrino cumpla su amenaza de dar a  conocer que fornica con menores de edad.

La enorme casa de la familia Francos se llena de gente que acude a darles el pésame. Curiosamente todos se centran en Estefanía y Catrino, pero nadie se da cuenta del enorme dolor que embarga a Tatiana, quien llora, desesperada, sobre el féretro en el que ya se halla su padre. Sólo Guillermo Enrique lo percibe y se compadece de la muchacha, por lo que se acerca a ella y la abraza, diciéndole que lo siente mucho. Tatiana se aferra a él.

Fernanda se da cuenta de ello y acude de inmediato a Estefanía para decirle que Tatiana se está aprovechando de la situación para enredar a Guillermo Enrique. Estefanía, enfurece pero no puede hacer nada para evitar hacer un ridículo sin embargo jura que se vengará de Tatiana muy pronto, cuando la echen de San Miguel de Allende. 

Desde lo lejos, Marlene se da cuenta de las escenas de Estefanía,  y goza, pues desea que Guillermo Enrique se de cuenta de que Tatiana es lo que le conviene.

Elisa y Daniel dan el pésame a Catrino, quién finge estar muy dolido por la muerte de su padre. Elisa, al ver a Guillermo Enrique abrazando a Tatiana, le asegura a Catrino que entre el esposo de Estefanía y su hermana menor, surgirá una gran amistad. Catrino asegura que, aunque desearía que así fuera no puede ser posible porque Tatiana se irá de San Miguel de Allende para entrar a un convento, en Oaxaca.

Tatiana pasa una noche demasiado nostálgica pero el recuerdo del abrazo tan largo y el consuelo que le dio Guillermo Enrique, le dan un poco de tranquilidad. Sólo espera que las cosas se calmen o que al menos sigan igual.

Catrino habla con Estefanía, a la que le dice que no puede casarse pronto, puesto que deben guardar el luto o la gente de San Miguel comenzará a rumorar. Estefanía asegura que ella no puede esperar a que Tatiana le arrebate el amor de Guillermo Enrique. Catrino le dice que no debe preocuparse por ello, pues enviará a Tatiana a un convento, en Oaxaca. Eso llena de tranquilidad a Estefanía, pero no a Lolita, la cuál ha escuchado toda la conversación espiando detrás de la puerta.

Guillermo Enrique y sus amigos, Elisa y Daniel, hablan sobre la soledad en que quizás Tatiana vive. Daniel asegura haberse dado cuenta de que Estefanía y Catrino la ignoran por completo y se pregunta porqué es así, siendo que ellos son mucho mayores que ella.
Catrino le exige a Horacio que se lea el testamento de Artemio y todos se sorprenden al escuchar que Artemio ha decidido dejar toda su fortuna a Catrino y que a Tatiana la ha dejado desamparada. A Tatiana eso parece no importarle, sin embargo Lolita cree que todo ha sido una trampa de Catrino.

ABRIL 2006. Estefanía le pide a Guillermo Enrique que se casen lo más pronto posible. El le pide que le de tiempo y ella estalla en furia, celosa de Tatiana y se lo hace saber a él, quién le pregunta porqué pareciera que ella, Estefanía, y Catrino, no quisieran a su hermana menor. Estefanía cambia la conversación ligeramente, asegurando que ella le tiene mucho cariño a Tatiana.

Tatiana pasea por el pueblo y al regresar a casa se sorprende al ver a un par de monjas allí. Catrino le informa que será enviada a un convento, donde podrá pasar el resto de su vida. Tatiana trata de resistirse pero le es imposible, a pesar de las suplicas de Lolita a Catrino, éste la envía con las monjas, no desea verla nunca más en la vida.

Guillermo Enrique no entiende la actitud de Estefanía y se lo hace saber a Daniel, a quién le confiesa pensar mucho en Tatiana, la cuál lo ha cautivado. Daniel le pregunta si no se ha enamorado de la muchacha. Guillermo Enrique no sabe qué responder.

El cuerpo de Artemio es enterrado y la mayoría de los asistentes se preguntan por Tatiana. Catrino les asegura que Tatiana se ha sentido mal y por eso no ha asistido al entierro. Al llegar a casa, le exige a Lolita que también se marche, pues no desea ver nada ni a nadie que le recuerde a Tatiana.  Lolita le asegura a Catrino que descubrirá la verdad y logrará que Tatiana recupere lo que le corresponde.

Tatiana sufre en el convento. La madre superiora le asegura que pronto sentirá la vocación que le hará recuperar la alegría. Tatiana solo piensa en cómo poder escapar de ese lugar y volver a mirar a los ojos a Guillermo Enrique.

Maleny se presenta ante Estefanía y Catrino, a los cuales les exige una tajada de la herencia de Artemio. Catrino solamente se burla de la muchacha y le asegura que no le darán nada. Maleny asegura saber la verdad y que está a punto de divulgarla por todo San Miguel si no le dan la parte que le toca. A Catrino eso le importa poco. No está dispuesto a darle nada.

Lolita acude a Fátima, a la que le cuenta lo que sospecha que ha hecho Catrino con el testamento de Artemio. Ambas mujeres acuden a Horacio, quién les asegura que esa fue la voluntad de Artemio Francos.

Pasan tres meses y por fin es el día de la boda de Estefanía y Guillermo Enrique por lo que Estefanía está completamente feliz, por la noche se casará.

En el convento, Tatiana recibe la visita de Marlene, quién le da la noticia de la boda y le aconseja que se de prisa para salir de ese lugar e impedir que el amor de su vida se case con Estefanía. Tatiana llora. No puede aceptar que el amor de su vida se case con Estefanía, la cual es perversa y egoísta. Marlene le aconseja que impida esa boda.
Tatiana decide seguir el consejo de Marlene y se apresura, abandonando el convento, para ir en busca de su amor, Guillermo Enrique. Ambas llegan juntas a San Miguel, sorprendiendo a todos los invitados y principalmente a Catrino, quién le exige que se marche. Tatiana le dice a Catrino que no se marchará y que está decidida a todo.

Lolita le pide a Horacio que le diga la verdad sobre la herencia de Artemio. Horacio insiste en que todo está dicho y entregado tal como Artemio lo había dispuesto. Lolita sospecha que quizás Catrino ha amenazado a Horacio para que este calle. Decide que buscará la manera de encontrar la verdad.

Estefanía está indignada por la presencia de Tatiana, quien, cargando los hábitos, le desea lo mejor en el día de su boda. Estefanía le reprocha el estar presente en el día más feliz de su vida. Tatiana le dice que ha decidido recuperar absolutamente TODO lo que le pertenece.

Elisa felicita a Marlene por haber regresado a Tatiana a San Miguel. Marlene le dice a su amiga que está segura de que la herencia era absolutamente toda para Tatiana. Elisa le pide a Marlene que le cuente como ha sido la vida de la familia Francos y se sorprende al saber que ni Estefanía ni Catrino han aceptado nunca a Tatiana.

En la iglesia, Maleny se presenta ante Catrino y le dice que está harta de esperar y que desea su tajada de la herencia. Catrino le asegura que no le dará nada y entonces Maleny le promete que hablará sobre todo lo que sabe de él y de Estefanía. Catrino se incomoda pero seguro está que podrá vencer el obstáculo que Maleny representa.

El padre que oficia la misa pregunta si alguien no está de acuerdo en la boda para que se ponga de pie. Tatiana está a punto de hacerlo, poniéndose de pie, pero Catrino la empuja logrando que ella caiga al suelo, logrando que ella no impida la boda, por lo que Estefanía y Guillermo Enrique se casan.

La recepción es en la enorme casa de los Francos, donde Marlene le pregunta a Tatiana qué es lo que pasó. Tatiana se lo cuenta y entonces Marlene le aconseja que de todas formas hable con Guillermo Enrique y le cuente todas las fechorías que le han hecho sus hermanos. Catrino las interrumpe y le pide a Tatiana que hablen en privado. Al estar a solas en al recamara de Tatiana, catrino la abofetea y le jura que jamás la dejará ser feliz con nadie, pues la detesta por el simple hecho de existir.

Maleny desquita su furia con su madre, a la que le grita cuanto la odia por el simple hecho de ser pobre. La acusó de mediocre, la rebajó a lo peor.  Fátima abofetea a su hija, la cuál enfurece y se le va encima.

Estefanía le dice a Guillermo Enrique que ahora que Tatiana ha regresado ellos deben irse a vivir lejos, pues son desea estar cerca de ella. Guillermo Enrique se extraña por la actitud de su ahora esposa, quien habla con Estefanía para reprocharle nuevamente el haber tratado de impedir su boda. Tatiana grita a los cuatro vientos estar enamorada de Guillermo Enrique ¡El marido de su propia hermana!

Lolita defiende a Fátima de las agresiones de Maleny, a la que Fátima le pide que se marche y no regrese más.

Tras la boda, Elisa se pregunta si quizás exista una posibilidad de que Catrino y Estefanía no sean realmente hermanos de Tatiana.
Daniel está feliz, pues Marlene lo ha aceptado como su novio. Ella le pide que la ayude a investigar si existe otro testamento en el que Álvaro haya nombrado a Tatiana como su heredera.

Fátima sufre por los rechazos de su hija sin embargo está dispuesta a alejarse completamente de ella.

Maleny visita a Horacio, al que enreda con sus encantos, haciendolo caer. Por medio de trampas, Maleny descubre que el testamento de Artemioque Catrino tiene en sus manos, es falso, mas ella decide callar, pues de cualquier forma, en el original, nada le corresponde a ella.

Estefanía corre a Tatiana de su casa, pues no la desea tener cerca. Guillermo Enrique interviene y defiende a Tatiana, cosa que causa celos en Estefanía.

Maleny habla con Catrino y le asegura que sabe la verdad por lo que quiere una gran tajada de la herencia de Artemio. Catrino se siente acorralado y le promete que le dará lo que ella le pide.

Guillermo Enrique habla con Tatiana, a la que le pregunta porqué no se entiende con sus hermanos. Tatiana le confiesa que Estefanía y Catrino no son sus hermanos.

Daniel está muy feliz por su romance con Marlene y se lo hace saber a Elisa, quién asegura haber investigado y descubierto que Catrino y Estefanía no son hijos legítimos de Artemio.

Catrino no sabe qué hacer para deshacerse de la persecución de Maleny, encima Estefanía le ha pedido que haga algo para correr a Tatiana de la casa. Catrino decide hacerlo y acude a correr a Tatiana, quién se niega a irse. Catrino le hace ver que ella no es bien recibida en la que ya no es su casa y Tatiana asegura que esa es su casa, pues no cree que el testamento que Catrino tiene en sus manos sea el verdadero.

Elisa habla con Marlene, quién el asegura que Catrino y Estefanía siempre odiaron a Tatiana sin una razón o un motivo. Elisa le cuenta que Catrino y Estefanía no son hermanos de Tatiana, pues fueron hijos de la segunda esposa de Álvaro.

Tatiana sufre por tener que enfrentarse a Catrino. Lolita la consuela y le hace saber que no está sola. Guillermo Enrique también la apoya y le asegura que él le ayudará a descubrir la verdad.

Estefanía muere de celos y cree que lo mejor que puede hacer es irse lejos para separar a Tatiana de Guillermo Enrique. Catrino le pide que aguarde, pues tiene un nuevo plan.

Maleny escribe una carta sobre el verdadero testamento, presuntuosa de que algo malo pudiera sucederle.

Marlene se presenta ante Horacio, al que le exige que hable con la verdad o se verá en serios problemas por no presentar el legítimo testamento de Álvaro.

Caminando por las calles, Maleny es arrollada vilmente por un extraño automóvil.
Todos se han sorprendido con la muerte de Maleny, más Fátima, quién le asegura a Lolita que en verdad Maleny era hija ilegítima de Álvaro, con el cuál ella tuvo un desliz antes de que él se casara con la madre de Tatiana.

Entre las cosas de Maleny, la policía no encuentra anda que les pueda dar una pista de quién la asesinó.

Horacio habla con Catrino, al que le asegura que lo mejor fue que Maleny haya muerto puesto que estaba decidida a hablar. Catrino le asegura a Horacio que, si no se cuida, lo mandará a la cárcel.

Transcurre el tiempo y mientras Tatiana sufre los rechazos de Catrino y Estefanía, tiene de su lado la protección de Lolita y la amistad de Guillermo Enrique, con quién pasa mucho tiempo aumentando los celos de la malvada y egoísta Estefanía.

La policía no logra hallar pistas que logren encontrar a algún sospechoso de la muerte de Maleny, nadie sabe en donde está la carta que ella escribió.

Elisa y Daniel no dejan de vigilar a Horacio, llegando a descubrir que a éste le gustan las menores de edad, por lo que deciden hablar con él y hacerle saber que, de no ayudarlos, se verá en serios problemas con la justicia.

Catrino le aconseja a Estefanía poner veneno en los alimentos de Tatiana, sólo de esa manera podrán deshacerse de ella para siempre.

Tatiana recibe una llamada de la madre superiora, quién le dice que tiene algo importante qué entregarle.

Guillermo Enrique discute cada vez más con Estefanía, por lo que cree que su matrimonio ha sido un fracaso, a demás, se confiesa a si mismo estar perdidamente enamorado de Tatiana.

Fátima llora amargamente la muerte de su hija, sin en cambio piensa que quizás fue lo mejor que pudo suceder, siendo que Maleny no era una buena muchacha.

Horacio acepta ante Elisa y Daniel que en efecto Catrino lo ha amenazado, por lo que no pudo leer el testamento en el que se expresa la última voluntad de Álvaro.

Estefanía pone veneno en los alimentos de Tatiana, mas ella no los consume pues sospecha que quieren matarla. Toma sus cosas y se despide de Catrino y Estefanía, a quienes les dice que volverá al convento, llenándolos de alivio.

Marlene cree que Tatiana debe saber la verdad sobre el testamento de Alvaro. Va en su busca pero no logra encontrarla.

En el tren que la lleva hasta Oaxaca, Tatiana solamente piensa en Guillermo Enrique y en el amor que siempre le tendrá.

Guillermo Enrique habla con Estefanía, a quien el dice que su matrimonio debe terminar. Estefanía enfurece y le asegura que jamás se divorciará de él.
Guillermo Enrique busca a Tatiana por toda la casa y no la encuentra. Estefanía le asegura que ella ha regresado al convento, de donde nunca debió salir.

En el convento, Tatiana recibe una carta que le entrega la madre superiora. ¡Es la carta de Maleny! Tatiana no puede creer lo que ha leído, sus sospechas eran ciertas, el testamento que catrino presentó era falso.

La policía detiene a Horacio, pues es sospechoso de la muerte de Maleny ya que mantenía relaciones sexuales con ella y también es acusado, por Elisa y Daniel, de falsificación de documentos. Horacio confiesa que fue Catrino quien, con amenazas, hizo que él falsificara el testamento de Don Artemio. Tatiana presenta pruebas: La carta de Maleny.

Guillermo Enrique recoge sus cosas, está dispuesto a marcharse si es que no volverá a ver a Tatiana. Estefanía enloquece, no desea perderlo.

La policía visita a Catrino, quién asegura ser inocente de todo. En los juzgados se presenta ante Tatiana y Horacio, con quienes tiene un careo y en el que se lee la verdadera voluntad de Don Artemio, quién nombra a su UNICA hija, Tatiana, como heredera universal de todos sus bienes. Catrino no pude creer lo que ha escuchado y asegura que todo ha sido una calumnia. Catrino y Horacio son juzgados.

Tatiana se siente arruinada, pues ahora que Catrino ha sido juzgado, se ha quedado sola. Su marido no le ama. Se emborracha y sale de casa en un auto, perdiendo el juicio. Sufre un accidente en el que pierde la vida.

Pasa el tiempo y Tatiana y Guillermo Enrique están dispuestos a casarse. Ambos acuden a la iglesia, en la que se casan. Sellan su amor con un beso, jurándose que se amarán por siempre.

En la cárcel hay un gran despliegue de seguridad, pues Catrino ha escapado y nadie sabe cómo lo ha hecho.

Daniel le pide a Marlene que se casen también y ella acepta pues está muy enamorada.

Lolita habla con Fátima, quién está muy agradecida con Tatiana por haberle entregado dinero que, en parte, le pertenecía también a Maleny. Lilita le augura a su amiga que los mejores días están por venir.

Guillermo Enrique y Tatiana son felices, por fin su amor se ha sellado ante Dios y nada podrá separarlos. Al salir de la iglesia se encuentran con la presencia de Catrino, quién le asegura a Tatiana que si la herencia no fue para él no sería para nadie, y que ella no podría vivir para contar que fue feliz. Toma un arma y dispara. Guillermo Enrique se interpone. La policía llega de inmediato y detiene a Catrino. Guillermo Enrique, desangrándose, le asegura a Tatiana que siempre la amará. Muere en los brazos de ella, quien se llena de amargura.

Tiempo después, Tatiana ingresa de nueva cuenta al convento, donde se encierra para siempre.




FIN




© INFAMIA DR. 2006
Es un obr protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1992   (P) 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario